Loco

Cuéntame aquella vez que actuaste como idiota
Y de tu consentimiento salieron palabras vacías
Aquella vez que miraste un espacio sin fondo
Aquella vez que perdiste el horizonte de tu vista

Te dijiste “cualquier loco haría lo que yo”
Dejando atrás un mar de lágrimas filosas
Cambiaste la sintonía de radio por una canción melancólica
Regresando a cualquiera que fuera el depósito del que salió

Pero mi cognición jamás ha sido tan fuerte
Mi entendimiento no me llama a la razón

Savia mía es tu canción melancólica
Que los demás vean tu vergüenza
Que los demás vean tus heridas

Aunque no lo quieran, yo escribo música
Aunque no lo quieran, yo redacto poesía
Y lo que es estar triste en tiempos de risas
Pues yo canto más fuerte y con más pasión

Viví mucho tiempo interpretando corazones ajenos
Que no pude ver que el mío bombeaba con fervor
Yo sé lo que es estar solo, yo sé lo que es estar loco
Pero más que nada, sé lo que es ser estar en prisión

Luna mía, que has traído a los barqueros a la perdición
Que acobijas a tus hijos con distancia repulsiva
Que en tu fragilidad enamoras a los poetas
Y cuando te buscan con la mirada ya no estás
Dime… ¿cuáles son los secretos que esconde tu inmortalidad?
Cuáles son los aguantes que te llevan a no caer en la agonía

Soy el poeta melancólico que canta canciones olvidadas
En su melomanía compone estrellas constelares
Reluce fuegos que se extinguieron hace mucho
Creando obras en este mundo de malicia y entropía

Soy poeta, corazón de llamarada, encadenado y rencoroso
Mi amor se disfraza de benignidad
Mi pasión se guarda en los rincones de cuatro cámaras
Si es espíritu, si es orgánico, si es sexo
Soy poeta, y lo que escribo cae en fuego, carne y tentación

Anuncios

Soy tu amigo, soy tu compañero

Me siento contigo cada mañana
“¿Qué pasa?”, a lo que bajas la mirada
Tal vez no sea psicólogo ni el mejor curandero
pero soy tu amigo, soy tu compañero

Admito los días que pasamos incomunicados
Admito las faltas de compañerismo que sitúan nuestras distancias
Sólo déjame contactar con tus sentimientos
Y veré si puedo ser acogimiento de ellos

El mundo dice “la amistad muere” en cada frase que pueden
Que no somos más que animales queriendo acoplarse en grupos
Yo no sé qué tan cierto estén en eso
Sólo sé que ahora estoy al lado tuyo

Ávidas palabras mensajean tu silencio
No sé qué quieres decirme, no sé qué guardas, no sé qué pierdo
Tal vez sólo digas que nada está mal. Que pasará con el tiempo
Pero yo digo que si nada está mal, no te convenzas cuando no es cierto

Posiblemente la confianza nos juegue en contra
Probablemente yo no sea el adecuado para hablar contigo
Sólo dime, compañero, amigo
Cuáles son las distancias entre tu alivio y el mío

El Culpable

Esa impotencia de tener ganas de escribir pero no saber qué
Agarro las pesas de mi hermano y pongo a hacerme veinte
miro el cielo nocturno a mi alrededor y no veo más que nubes
ni una puta estrella
así están mis ánimos en este momento

Vivo mil dejavues a diario
recapitulo cada episodio de mi vida con un grito por dentro
Me hago la víctima, pero soy el culpable
un cuento de niños pequeños sobre “mirar hacia atrás”, “mirar adelante”
“para que no te pasen cosas que a ese perro viejo le pasó”

Desearía haber coloreado los cuadros que me dieron
hablado a las sombras pasajeras a ver si se convertían en humanos
haber comprendido a ese dios irónico que me miraba desde lo alto
y a ese viejo humilde que asesiné con mis propias manos

Yo, el ególatra, el prisionero
El amo de mi esquizofrenia
el ataúd de mi propio cuerpo
El que miró un diablo perseguir un ángel
el que viajó en una bici de aire
y de los abismos surgió y caminó hacia el cielo

“¿Ya está, cabrón, ya terminaste?”
Sí, mi pluma se quedó sin ideas
Sólo pienso en las cosas que pude haber escrito
y que mi pasión muerta no dejó que así fuera.

Nothing to say.

Cuando piensas en la infinitud de los lazos de la vida
Te das cuenta que odiamos lo que alguna vez amamos
Amamos lo que alguna vez odiamos
Jesucristo a la tumba
Justin Bieber a Elvis Presley
We’re like kids playing with toys to fix the past mistakes

El odio, la tristeza y el hermetismo
Esa nostalgia y esa melancolía disuelta en sus miradas
Hombres que lucharon por hacer valer su presencia en esta tierra
Cuerpos devueltos a la tierra, nombres inscritos en la Historia
Memorias celestes disueltas por el mar

Entonces te das cuenta de que sigues soñando
Que hay una batalla entre una bestia y un guerrero ideal
Dispuestos a morir pero ninguno desiste

Que hay un hombre acudido por la edad abandonando a un recién nacido
Camina en línea recta en un espacio infinito, pero el recuerdo no muere
El bebé sigue ahí y el anciano envejece

Lo que alguna vez fue, fue el suspiro de algún dios o el regazo de una madre

Entonces te das cuenta que no hay papeles distintos
Todos somos un tiempo y un lugar, y eso me apena
Pesa mi alma como plumas de metal en una almohada

Lo que alguna vez fue, fue… se desvanece
Se disuelve en el canto de tu tierra
Mientras el hombre del caminar recto envejece
La añoranza, el vacío, el desprecio
Se dibujan y se enmarcan en la mirada del hombre viejo
Del joven melancólico
Del niño que duerme

Hermano de la noche última

Un susurro se oye dentro del telón de la cuna esférica
Uno de la noche primera y otro de la última
El río ya sigue su camino y se ponen a la par los coperos
Los hijos de la danza, la embriaguez
La libertad y el intelecto

Nadie escucha que la noche termina
Hacen caso omiso del hermano más viejo
El que ve que la noche finaliza
El que ve en que aun dentro de la fiesta habita un sueño

Todos hablan, pero qué hay de los que callan
Todos callan, pero qué hay de los que quieren hablar

Lo único que falta es que te embriagues
Te embriagues porque sabes que es lo único que acopla tu libertad con tu silencio
Tu pasión, “sensibilidad”, tus sentimientos
Son un tesoro que se oculta, no se revela
Se sumerge como la ostra guarda su perla
Y se pierde bajo el rastro de la luz del sol

Como cangrejo errante seguiré el paso de mis conocimientos
De las heridas que me han marcado el paso del tiempo
Seré mensajero de estrellas que nadie conoce
O comerciante de un negocio desfavorable

Las verdades duelen
Duele el río del pasado y las piedras del ahora

Deja que el río fluya. Deja que los peces naden
Que las aguas dulces y saladas no se conecten
Aunque todos seamos hijos de un mismo camino
Aunque estimemos más la noche primera ante la última
Yo estaré contigo, hermano mío, cuando encuentres mi tesoro.

Cada día un hombre

Cada día un hombre componía piezas de escritura en su puerta
cada día cambiaba lo escrito y nadie nunca advertía que así era
Eran escrituras que sólo el silencio escuchaba, y sólo el olvido comprendía
escritos que cautivaban a la muerte y no eran capaz de llegar a los corazones de nadie más

Cada día el hombre escribía, y cada día reemplazaba sus memorias
Ni Dios sabe si lo que alguna vez escribió fue importante
o sólo el chisme de unas situaciones triviales
Lo que sí importa es que cada día el hombre cambiaba sus escritos
y nadie nunca jamás sabrá lo que escribió.

Enigma

So mi admiro de doncel
Ante ser honesto
Nunca supe tras tu piel
De cautivos y pasiones
Rastro límpido que hable
Al ardid de tus canciones

Aun te busque entre lagunas
Nada lustro tu pasado
Nada más que un retrato

Labia dulce en tus palabras
Agraciadas sol a luna
Una artista, noche y día
Eres una
Resonancia en mi vida